miércoles, 26 de febrero de 2014

Pagando religiosamente, aquí y fuera

Por si algún día sales con gente proveniente de estos países o por si viajas por ahí, para que sepas si te va a tocar pagar o te invitan a una ronda.

 
 
Por otro lado, aprovechamos esta entrada para explicar el origen de esta expresión. Se remonta al siglo XVII, época en la que se había acuñado una moneda de oro bastante voluminosa y pesada que pronto dejó de desingarse con el nombre "oficial" (centén) y pasó a denominarse "tejo". A partir de ahí, quien para pagar tenía que tocar y colocar encima de los mostradores moneda tras moneda, tenía que hacerlo " a tocateja".

No hay comentarios:

Publicar un comentario