jueves, 31 de octubre de 2013

Características de la carta formal


¡Qué bodrio!

¡Menudo bodrio! ¡Cuántas veces habremos usado esta expresión para referirnos a algo que nos disgusta (un libro, un espectáculo, un cuadro...)!Lo que quizás muchos no sabemos es el origen de esta palabra.

El bodrio, y, más concretamente, el bodrio negro,  constituía, como nos indica Juana Trujillo en su blog "directo al paladar" el menú básico de la dieta espartana, y consistía en un ragú líquido hecho de grasa, carne, sangre y vinagre. Apetecible no parece, pero cuando el hambre aprieta..., ¡a comer!

En la Edad Media bodrio pasó a ser la palabra con la que se designaba, en general, a la sopa hecha para un grupo grande de comensales, más líquida que sólida, y hecha con sobras (había, pues, bodrio de carne, de pescado...); a veces también designaba salsas (bodrio de almendra o bodrio de carne picada).

Han pasado los siglos y hoy en día, como indicábamos al principio, el significado más extendido de bodrio es, según la RAE, "cosa mal hecha, desordenada o de mal gusto". Es curioso que esta cuarta acepción haya desplazado a las otras tres que están más en sintonía con los significados más antiguos a los que hemos aludido anteriormente (1. caldo con algunas sobras de sopa, mendrugos, verduras y legumbres que de ordinario se daba a los pobres en las porterías de algunos conventos. 2- Guiso mal aderezado. 3. Sangre de cerdo mezclada con cebolla para embutir morcilla). 



¡Quién sabe! A lo mejor ahora que empieza el frío no le digas que no a un bodrio.




domingo, 27 de octubre de 2013

¡Cómo hemos cambiado!

Una divertida e ilustrativa viñeta que muestra, no sólo como se han ido diluyendo las diferencias y las distancias entre los miembros de la pareja, como la evolución del lenguaje.



Tomado de ¡Hola compañeros

viernes, 11 de octubre de 2013

Un poco de todo :Pasapalabra para repasar morfología

Ahora que estamos empezando el curso una buena forma de saber cuál es nuestro punto de partida respecto a la asignatura de lengua castellana y literatura puede ser jugando a este Pasapalabra cuyas respuestas tienen que ver con literatura, morfología, relaciones semánticas... Como dice el título de la entrada, un poco de todo.





Pulsa aquí para jugar


Dictado de diptongos e hiatos



Te ofrecemos la posibilidad de hacer ( y corregir) un dictado plagado de palabras que tienen
diptongos e hiatos tanto para que reconozcas estos como para que repases sus reglas de acentuación.






Por si la necesitas, aquí tienes unas "chuletas" para repasar las reglas de acentuación de diptongos e hiatos tomadas  del blog de Luisa María Arias Prada











domingo, 6 de octubre de 2013

La lengua en juego: repasa jugando.

Un fantástico juego interactivo para repasar lengua y literatura. El sistema de juego es parecido al del Trivial Pursuit, ya que las preguntas se dividen en categorías (ortografía, refranes, literatura..). El concursante debe acertar preguntas hasta llegar a la puntuación que ha seleccionado, antes de empezar a jugar, necesaria para ganar.

Nunca repasar Lengua y literatura fue tan divertido.






Pincha aquí para jugar

Ojo con tu *pecunio

Y decimos ¡ojo! porque el uso de "pecunio" es una de esas incorrecciones que se ha extendido hasta el punto que la gente no sabe que está utilizando mal una palabra.

María Moliner señala que peculio (del latín peculium), originalmente son los bienes o caudal que el padre o el señor dejaban al hijo o al siervo para su uso o dinero o bienes de una persona; de modo que,  como indica la RAE, la forma correcta para referirse a los bienes que posee una persona es peculio. La confusión, como plantea la Fundeu,  se origina al cruzarse "peculio" con la voz latina "pecunia", que se refiere al dinero en general, a la moneda, sin tener esta palabra el matiz referido a bienes particulares que sí tiene "peculio".

En resumen, existen peculio y pecunia, pero no *pecunio. Además,el uso de  peculio estaba, hasta hace poco, restringido al Derecho Romano, que distinguía varios tipos de herencia, como aclara esta entrada del blog El arca de las palabras,  aunque poco a poco fue adentrándose en el lenguaje estándar aunque, como hemos visto, de forma poco precisa.

Así que ya sabes, si quieres velar por tus finanzas, vela por tu pecunia; si te preocupa tu lengua, sigue este blog.

La herencia, Hogarth

viernes, 4 de octubre de 2013

"INSTANTES" ¿de Jorge Luis Borges? (otra visión del Carpe Diem)

Que una persona que a los  7 años escribió su primer relato, a los 9 tradujo a Oscar Wilde, que aprendió alemán simplemente con la ayuda de un diccionario, que fue amigo de los principales literatos de su época, que colaboró en multitud de revistas y propició el nacimiento de corrientes literarias como el Ultraismo, que, a pesar de su ceguera continuó escribiendo incansablemente se lamente de las cosas que no hizo, solo se entiende si esa persona es Jorge Luis Borges. A sus 85 años Borges en este poema retoma el tópico del Carpe Diem e invita a vivir el momento, a cometer "pequeñas locuras" y a disfrutar de las pequeñas cosas

No obstante parece que muchos críticos no se ponen de acuerdo a la hora de atribuir este poema a Borges, sea por cuestiones biográficas, sea por cuestiones de estilo y no son capaces de asignarle un autor.

Sea como fuere el poema es un bellísimo consejo para afrontar y darle la espalda al  otoño que amenaza, como todos, a volvernos más apáticos y que invita a recluirnos en casa y a no aprovechar todos los (buenos) momentos que nos esperan ahí fuera.



INSTANTES
Si pudiera vivir nuevamente mi vida.
En la próxima, trataría de cometer más errores.
No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más.
Sería más tonto de lo que he sido de hecho.
Tomaría muy pocas cosas con seriedad.
Sería menos higiénico.
Correría más riesgos, haría más viajes,
contemplaría más atardeceres,
subiría más montañas, nadaría más ríos....
Iría a más lugares a donde nunca he ido,
comería más helados y menos habas,
tendría más problemas reales y menos imaginarios.
Yo fui una de esas personas que vivió
sensata y prolíficamente cada minuto de su vida,
claro que tuve momentos de alegría....
Pero si pudiera volver atrás, trataría de
tener solamente buenos momentos,
no te pierdas el ahora.
Yo era uno de esos que nunca iba
a ninguna parte sin termómetro, una
bolsa de agua caliente, un paraguas
y un paracaidas, si pudiera volver a vivir,
viajaría más liviano.
Si pudiera volver a vivir comenzaría
a andar descalzo a principios de la primavera
y seguiría así hasta concluir el otoño.
Daría más vueltas en calesitas,
contemplaría más atardeceres y jugaría
con más niños ....
Si tuviera otra vida por delante.
Pero ya ven, tengo 85 años y sé que me estoy muriendo.









Modernos y elegantes 20 años después (o, mejor dicho, Cool y elegantes)

Hace ya ¡20 años! Julio LLamazares escribió un texto  que todos los profesores de lengua hemos utilizado una y mil veces para que nuestros alumnos se adentren con una sonrisa en el tema de los anglicismos y de los préstamos innecesarios. El texto es el ya famoso "Modernos y elegantes" del cual, por si alguien aún no lo conoce, reproducimos un fragmento. (y, después de leerlo, dudo que no vayan  al enlace para ver el texto íntegro)


Desde que las insignias se llaman pins; los homosexuales, gays; las comidas frías, lunchs, y los repartos de cine, castings, este país no es el mismo. Ahora es mucho más moderno.Durante muchos años, los españoles estuvimos hablando en prosa sin enteramos. Y, lo que es todavía peor, sin damos cuenta. siquiera de lo atrasados que estábamos. Los niños leían tebeos en vez de comics, los jóvenes hacían fiestas en vez de parties, los estudiantes pegaban posters creyendo que eran carteles, los empresarios hacían negocios en vez de business, las secretarias usaban medias en vez de panties, y los obreros, tan ordinarios, sacaban la fiambrera al mediodía en vez del catering. Yo mismo, en el colegio, hice aerobic muchas veces, pero como no lo sabía -ni usaba, por supuesto, las mallas adecuadas-, no me sirvió de nada. En mi ignorancia, creía que hacía gimnasia.
Afórtunadamente, todo esto ya ha cambiado. Hoy, España es un país rico a punto de entrar en Maastricht, y a los españoles se nos nota el cambio simplemente cuando hablamos, lo cual es muy importante. El lenguaje, ya se sabe, es como la prueba del algodón: no engaña. No es lo mismo decir bacon que tocino -aunque tenga igual de grasa-, ni vestíbulo que hall, ni inconveniente que handicap. Las cosas, en otro idioma, mejoran mucho y tienen mayor prestancia. Sobre todo en inglés, que es el idioma que manda.


A partir de este texto les he propuesto a mis alumnos de 3º de la ESO de este año que elaboren su propia versión . He aquí alguna de sus propuestas que demuestran que la reflexión de LLamazares sigue vigente 20 años después, pues seguimos introduciendo anglicismos en nuestro idioma para parecer, ya no modernos, porque ahora somos cool.






Mucha gente mayor se sorprendería si entras por la puerta y le dices que has estado en un pub super cool donde días anteriores celebraron una gran party. O si les dices a tus padres que te vas de
shopping con una amiga que está muy crazy; o que has conocido a una persona con la que tienes mucho feeling; o si les pides que te pasen una chaqueta del closet.

Todos estos anglicismos antes no se usaban, pero ahora es muy raro no escucharlos en la calle, en el colegio, haciendo la compra… porque las personas creen que al decirlos son más interesantes.

                                                                                                                      Rita Quintela Martínez

 

Desde que el inglés se ha convertido en una moda, muchas palabras españolas están siendo sustituídas por palabras inglesas. Los adolescentes somos los principales consumidores de estas. Algunos ejemplos son OK en vez de “vale”, CD por “disco compacto”, E-mail, en lugar de “correo electrónico”… y no sólo los jóvenes mezclamos palabras inglesas con españolas; los adultos también lo hacen cuando, por ejemplo, dicen ticket por entrada o babbysitter por canguro. Lo peor es que parece que si no las utilizas no estás a la moda o no eres fashion.
                                                                                                                           Tania Grande

 

 

Si de repente les decimos a nuestros abuelos que venimos de tomar un coffe o de una party super cool se quedarían un poco out porque no entenderían nada de lo que les decimos; y si les decimos a nuestros padres que hubo mucho feeling entre la gente de la party tampoco nos entenderían. Igualmente vamos al centro comercial y aparcamos en el parking en vez de en el aparcamiento y vamos de Shopping en vez de de compras. Mucha gente usa estos anglicismos para parecer más guay
                                                                                                                                        Sheila González

 

Ahora no es como antes. Ahora se dicen cosas como bye en vez de adiós, o ir de Shopping en vez de ir de compras. No pedimos perdón porque queda más cool decir sorry. Acabaremos dando inglés en clase de lengua, o matando mouses en vez de ratones. La gente que se saca una foto y no le guste como quedó usará photoshop. A veces, cuando tienen sed dicen que van a tomar un drink (quizás un juice). En gimnasia hacemos footing, aerobic y strecching. Ya no sabe qué hacer y se cambia el vocabulario continuamente

                                                                                                                                       David Esperón