martes, 22 de noviembre de 2016

Parasíntéticas y derivadas: teoría y práctica

Hay veces que confundimos palabras parasintéticas con derivadas en las que aparecen prefijos y sufijos. Recuerda, para distinguirlas, que la clave está en que en las parasintéticas el prefijo y el sufijo se añaden SIMULTÁNEAMENTE; por eso, un truco al que podemos recurrir para distinguirlas es probar a "tapar", a "quitar" el prefijo; si la palabra resultante existe, es porque el prefijo no se ha añadido al mismo tiempo que el sufijo, sino que han sido dos pasos, de modo que es derivada; si la palabra no existe es porque se deben unir sufijo y prefijo a la vez, así que es parasintética.

Veamos los ejemplos:

en- venen-ar, em- paquet-ar:  no existen *venenar ni * paquetar, de modo que empaquetar envenenar y son parasintéticas.

des-mont-ar, in- capac-idad: existen capacidad y montar, así que desmontar e incapacidad son derivadas.

Recuerda que hay otro grupo de palabras parasintéticas que se forman añadiendo simultáneamente un lexema y un sufijo a un lexema. De nuevo el truco sería ver si la palabra resultante al quitar el primer lexema existe; sino existe, se ha formado por parasíntesis.

Sietemesino: siete-mes-ino; no existe *mesino, de modo que es parasintética.

radioaficionado: radio-afición-ado ; dado que existe aficionado, se ha formado por composición.

¿Te ha quedado clara la teoría? Espero que sí. Aplícala ahora a este juego en que tendrás que seleccionar las palabras parasintéticas de una batería de palabras.



Pulsa aquí para jugar




No hay comentarios:

Publicar un comentario