jueves, 21 de noviembre de 2013

Delitos "ing"

 El sufijo inglés -ing ha penetrado con fuerza en nuestro idioma dando lugar a expresiones como"footing"o "puenting". Pero es en el campo de los delitos donde, sin traducir el término inglés,  se ha colado este sufijo sin dar apenas opción a la versión española.

Repasemos algunas de estas conductas delictivas de reciente creación.

El phising es una estafa en la que se usan falsas identidades para intentar acceder a información de un usuario de internet enviando correos electrónicos en que solicita contraseñas, números de cuenta,...En 2012 se propuso su entrada, con la de otros 9 "estadounidismos" (esto es, palabras de uso común en Estados Unidos y que han penetrado con fuerza en otros idiomas)






El sexting (acrónimo formado a partir de sex y testing; literalmente: textos sexuales) es el envío no autorizado de contenidos eróticos usando el teléfono móvil. Debemos recalcar lo de "no autorizados"
pues es ahí donde subyace el delito. El intercambio o el envío de imágenes eróticas es una práctica de moda en la actualidad;pero, sobre todo en el ámbito adolescente, el paso de la travesura a la mofa y hasta al chantaje o al ciberacoso puede ser muy corto.
La RAE, de momento, no propone término alternativo.






El grooming designa al conjunto de estrategias que pone en práctica un adulto con el objetivo de ganarse la confianza en la Red de un menor y, a partir de ahí, convencerlo de que facilite imágenes eróticas o, incluso, citarse para un encuentro sexual.
El término viene del verbo inglés to groom que significa acicalar o, en el caso de animales como el caballo, cepillar. Hace referencia a las "caricias" virtuales, a los mimos que proporciona el adulto al menor con la intención de que este se sienta seguro.
En este caso la RAE tampoco propone un término alternativo.






Mobbing. Es el nombre que recibe el acoso en el trabajo con la finalidad de que el acosado sienta miedo, terror, desánimo y abandone el trabajo. Se ejerce sobre el afectado violencia psicológica y lo someten a todo tipo de actos negativos y hostiles. El acoso puede venir de distintas fuentes (iguales, subalternos o superiores- en este caso hablamos de bossing-). En los casos más extremos se puede llegar a la agresión física.


El origen de este término es curioso, pues proviene de la ornitología y designa la conducta de un grupo de pájaros pequeños contra un enemigo más grande al que atacan y atosigan en grupo. Normalmente el ave superior termina huyendo.

La RAE aconseja el uso de acoso laboral, acoso moral, acoso psicológico o, simplemente, acoso en lugar del término inglés.




El bullyng se refiere al acoso escolar y a toda forma de maltrato físico, psicológico o verbal que se produce entre escolares y de forma reiterada en el tiempo. Cuando se usan las redes sociales para mofarse, humillar y acosar a otro menor hablamos de ciberbullyng.
La norma académica recomienda las voces intimidación o acoso escolar. Pero dado el alcance que ha cobrado este término en prensa, redes sociales y lenguaje cotidiano, quizás no tarde en ser incluido en la nueva edición del diccionario de la RAE.




El stalking es el último término en incorporarse a esta lista de delitos. Hace referencia al acecho, al
seguimiento, a la vigilancia intensiva a la que se ve sometida la víctima. Vigila cada movimiento, le envía regalos, llama a horas intempestivas...En muchos casos detrás del stalking hay una anterior relación sentimental y la persona rechazada, incapaz de superarlo, comienza con esta actitud intimidatoria.

1 comentario: