domingo, 24 de febrero de 2013

Perendeca, hetaira, meretriz, puta...

Gracias al fantástico blog La llave del mundo descubrimos la palabra  Perendeca que significa prostituta, es decir, mujer que mantiene relaciones sexuales a cambio de dinero.

En el lenguaje común esta palabra se ha visto desplazada por términos más conocidos como pendeja (mujer de vida disoluta), o prostituta (de latín prostitūtus), es una mujer que mantiene relaciones sexuales a cambio de dinero, sinónimo de puta o ramera. Precisamente estas dos palabras tienen una historia curiosa a sus espaldas.

La palabra ramera deriva de "rama" precisamente por la costumbre que había en España durante la Edad Media de colgar un ramo en la puerta de aquellas tabernas en las que además de un trago de vino se podía el cliente solazar con otro tipo de placeres.


Por su parte,  algunos emparentan puta con el nombre que recibía en la Mitología romana una diosa menor de la agricultura a la que se ofrecían, para que la poda de los árboles fuera fructífera, una semana de bacanales en las que las mujeres se dedicaban en cuerpo (nunca mejor dicho) y alma al placer.

Pero si volvemos a términos más sonoros para designar al "oficio más antiguo del mundo" no sabemos si quedarnos con hetaira, meretriz o suripanta

Aspasia de Mileto, imagen tomada de El Triangular.
La palabra más antigua es Hetaira(del griego ἑταίρα: compañera, amiga)  palabra que servía para designar a las cortesanas griegas de buena posición social y que habían accedido a una cuidada educación (similar a las geishas japonesas)  que no estaban obligadas a conceder favores sexuales a cambio de dinero, sino que decidían si hacerlo o no. Aún así, se suele usar como sinónimo de prostituta. Una famosa hetaira fue Aspasia de Mileto que llegó a casarse e, incluso, según recoge la leyenda, escribir alguno de los discursos de Pericles, el padre de la democracia.

Respecto a meretriz, cuyo origen está en el latín "meritum" da pie a interpretaciones distintas. Unos lo asocian a que "ganaba lo que merecía ejerciendo su trabajo". No obstante la explicación más extendida de esta palabra es que las meretrices eran mujeres solteras que buscaban un marido "meritorio" de buena situación económica y social. Estas intenciones hicieron que empezasen a estar mal vista y llegaron, incluso, a ser acusadas en el senado romano de modo que empezó a equiparárselas con prostitutas. No obstante, prueba del nivel y la influencia que podían tener estas mujeres, recordaremos a meretrices famosas como Teodora, que llegó a ser emperadora romana de Oriente; Kalyxeina influyente mujer que acompañaba a Alejandro Magno o Clodia, a la que conocemos más como la "Lesbia" que inspiró gran número de poemas de Catulo.

 
Por último, la palabra suripanta indicaba, en su origen, a una mujer que actuaba como comparsa o corista del teatro. Probablemente por la vida disoluta que llevaban a veces alguna de estas mujeres llegó a usarse como equivalente de prostituta. 


La toilette, de Toulousse Lautrec




5 comentarios:

  1. Muy buenas respuestas, bien documentadas y muy claras.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por esta información es muy clara, buena e interesante, felicidades :)

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por la información.

    ResponderEliminar
  4. Hola quería comentar que hay otra palabra que antiguamente se usaba pero nose a que época pertenece y es "palanganera" que su traducción es ( mujer que limpia las vainas después de un servicio sexual)....

    ResponderEliminar
  5. Me gustó la información dada, clara y sería. Muchas gracias.

    ResponderEliminar